En instalaciones solares donde el cliente dispone de baterías, placas solares, inversor-cargador y grupo electrógeno, es muy habitual que tengan problemas con la frecuencia de los generadores en el momento de la instalación.

Habitualmente, los inversores-cargadores tienen unos rangos de trabajo de frecuencia muy pequeños. Normalmente les dejan la vigilancia a 50 Hz +/- 1 Hz, aproximadamente. Cualquier valor de frecuencia que no se encuentre entre esos límites, da fallo.  Como consecuencia, no funcionarán correctamente.

CÓMO LLEVAR A CABO UNA BUENA REGULACIÓN DE LA VELOCIDAD DEL MOTOR DE TU GRUPO.
Generalmente, los grupos electrógenos pequeños (hasta las 100 Kva), no disponen de regulación automática de la velocidad del motor. Como consecuencia, se dejan funcionando en vacío a 52 Hz. Con ello, se busca evitar que la aplicación de la carga de lugar a una elevada bajada de vueltas y por lo tanto se queden trabajando a unos 50-51 Hz.

Podemos tener problemas importantes si dejamos los grupos electrógenos justo a 50 Hz en vacío (1.500 RPM). Si nuestros grupos se encuentran en este estado, al aplicarle la carga, bajarán mucho de frecuencia, lo que puede provocar graves averías en el alternador.

Si contamos con un grupo electrógeno equipado con regulación automática de velocidad, el problema comentado anteriormente desaparece. Esto es debido a que este tipo de grupos electrógenos siempre trabajan a 50 Hz, independientemente de la carga aplicada.

Si nuestro generador no dispone de esta regulación, la solución más habitual es dar un margen de trabajo menos restrictivo a los inversores. Por ejemplo, ajustar el parámetro de la frecuencia entre los 49-53 Hz.

En ocasiones se pueden montar actuadores y reguladores de velocidad a nuestros motores. Estos son capaces de mantener las vueltas (Hz) de los motores constantes y estables.